Nuestros aptitudes

 

Colaboración o capacidad para trabajar en equipo. De sobra es conocido por todos que el trabajo en equipo es una de las cualidades más demandadas por las empresas. • Adaptabilidad. • Gestión del tiempo. • Capacidad de resolución de problemas. • Capacidad analítica. • Lealtad.  

 

En un mercado tan competitivo como el actual es importante saber diferenciarse, precisamente por ello, en los procesos de selección cada vez se valoran más otro tipo de habilidades personales que garanticen la adaptación de un perfil al puesto de trabajo. Pero, ¿de qué características hablamos? ¿Cuáles son las actitudes y aptitudes que más valoran las empresas? Veamos la diferencia entre actitudes y aptitudes profesionales, además de repasar las más valoradas por las empresas en el año 2020.

Aptitudes duras: Son aquellas relacionadas con los requisitos técnicos que debe tener una persona para acceder a un puesto de empleo. El manejo de idiomas, las habilidades informáticas, etc. se incluirían en este grupo.

Aptitudes blandas: Por su parte, las habilidades blandas se refieren a las características que tiene una persona de manera intrínseca, pudiendo ser modificables. En este caso, podemos citar aptitudes como la empatía, la capacidad de escuchar, etc. En resumen, las habilidades de núcleo duro se refieren a los conocimientos de la persona, mientras que las de núcleo blando se refieren a sus aptitudes o actitudes ante una situación.